HIPERTIROIDISMO E INSUFICIENCIA RENAL FELINA

Las hormonas tiroideas regulan el metabolismo y están presentes en el funcionamiento de casi todos los órganos del cuerpo. Pero los felinos con hipertiroidismo, cuyo cuerpo las produce en exceso, tienden a quemar energía a un ritmo muy por encima del normal. Su metabolismo o actividad corporal se acelera, por lo que un gato con hipertiroidismo perderá peso, a pesar de que su apetito crezca e ingiera más alimento del habitual.

Las señales del hipertiroidismo en felinos incluyen pérdida de peso debido a que, por su metabolismo acelerado, el gato quema más energía de lo normal. Esto explica que otros síntomas generan aumento de apetito, que el animal beba más agua de lo normal y que incremente la orina, un aspecto que se notará al tener que limpiar la arena de los gatos con mayor frecuencia.

Que tu gato quiera beber del grifo más de lo normal, o que beba agua de los platos del macetero, pueden darnos pistas de que tiene sed; y esto es un síntoma de hipertiroidismo. Las personas que viven con gatos que sufren hipertiroidismo suelen comentar a nuestra profesional veterinaria de Sants en Barcelona cosas como "Mi gato tiene hambre siempre" o "Mi gato se ha hecho mayor de repente". Pero también puede ocurrir todo lo contrario: "No parece que mi gato tenga 16 años, se encuentra genial y se comporta como un cachorro de nuevo".

Otros signos del hipertiroidismo son un comportamiento más irritable, incremento de las pulsaciones cardíacas, así como una pérdida de salud del pelo del gato. "La depresión, el estrés, la dificultad para respirar, los vómitos y diarreas, incluso un estado de debilidad generalizada también son señales del hipertiroidismo en los felinos", enumeran estos expertos.

Los gatos son animales de costumbres arraigadas, por lo tanto, la primera señal puede ser un cambio brusco en su conducta o temperamento, en sus hábitos alimenticios o al utilizar la caja de arena.

La insuficiencia renal crónica en gatos

La insuficiencia renal crónica es una enfermedad que puede producirse en gatos de todas las edades pero suele agudizarse a medida que tienen más años. Es decir, es más común detectarla en gatos séniors o de edades geriátricas. Esta enfermedad es muy común en los felinos y se da hasta tres veces más en gatos que en perros. 

En algunos casos, esta enfermedad renal es causada por una infección bacteriana en los riñones, por lo que se puede tratar con una medicación específica. Son casos puntuales, ya que la mayoría de nuestros pacientes se presentan en nuestra clínica de Sants en Barcelona con una afección crónica y, por tanto, centramos el tratamiento en paliar los síntomas. 

Algunos gatos al principio necesitarán fluidoterapia intravenosa para corregir la deshidratación (y probablemente las anomalías electrolíticas). Una vez estabilizados, el tratamiento irá dirigido a mantener la función renal y minimizar las complicaciones del fallo renal. La insuficiencia renal crónica es irreversible pero conseguiremos una mejoría con un tratamiento apropiado. 

Síntomas de alarma en gatos

La insuficiencia renal crónica es una enfermedad que avanza de manera lenta y silenciosa en nuestros gatos, causándoles fallos en el resto de órganos cuando está en estadios avanzados.  Los síntomas más comunes que detectamos en los felinos son:

  • Falta de apetito.
  • Pérdida de peso.
  • Deshidratación.
  • Depresión.
  • Sed desmedida.
  • Micciones demasiado frecuentes. 

Otros síntomas pueden ser: pelaje estropeado, vómitos, halitosis, úlceras en la boca y debilidad. A medida que la insuficiencia renal va progresando (independientemente del tratamiento) estos síntomas tienden a empeorar con el tiempo.

Cuida la salud de tu mascota y hazle una revisión a tu gato en Centro Veterinario Badal de Sants en Barcelona para asegurar su bienestar.