COMO AYUDAR A UN PERRO CON SENSIBILIDAD A LOS RUIDOS

Cómo ayudar a un perro con sensibilidad a los ruidos

Vuestro perro presenta una fobia a los petardos y/o a los truenos.

A continuación os indicamos las pautas que deberéis seguir para solucionarlo.

Creación de una zona de seguridad

¿Por qué crear una zona de seguridad?

El miedo permite a los animales evitar o hacer frente a aquello que es peligroso o que ellos perciben de ese modo. Sin embargo, los truenos y los petardos son estímulos que difícilmente un perro puede evitar. Una de las pocas estrategias útiles para el perro es tratar de esconderse, para así reducir la presencia e intensidad de aquello que lo asusta.

Debéis ayudar todo lo posible a vuestro perro a encontrar un refugio donde sentirse más seguro.

¿Cómo debe ser la zona de seguridad?

  • Debe ser un lugar de reducidas dimensiones y oscuro, como una jaula de transporte para perros.
  • La entrada de la jaula de transporte debe quedar siempre libre. No basta con dejar abierta la rejilla, sino que ésta debe ser completamente retirada de la estructura de la jaula.
  • Podéis cubrir el habitáculo con una manta para conseguir un buen aislamiento acústico. En cualquier caso, recordad que la puerta debe quedar siempre totalmente descubierta.
  • Colocad dentro de la zona de seguridad la manta o lecho que el perro utiliza habitualmente para descansar.

¿Dónde situar la zona de seguridad?

  • El refugio a que acabamos de hacer referencia debe estar situado en una zona tranquila de la casa. Son ideales las habitaciones interiores, sin ventanas o con ventanas con salida al interior del edificio.
  • Podemos cubrir las ventanas con una manta para conseguir un mayor aislamiento acústico.
  • La luz de la habitación debe estar apagada. A diferencia de los seres humanos, a los que nos asusta la oscuridad, los perros cuando se asustan suelen estar más tranquilos en lugares con poca luz.
  • En ningún caso debe cerrarse la puerta de la habitación donde se encuentra la zona de seguridad.
  • Si la vivienda dispone de un sótano o un garaje, ese puede ser un buen lugar para colocar la zona segura. De nuevo, el perro debe tener siempre la posibilidad de entrar y salir del lugar a voluntad.

¿Cómo habituar al perro a la zona de seguridad?

Es importante habituar al perro a la zona de seguridad con antelación a un episodio de fuegos artificiales o a una tormenta. Ello puede conseguirse de la siguiente forma.

  • Colocad la zona de seguridad en el lugar elegido.
  • En un día tranquilo, acudid con el perro a la zona de seguridad y animadlo a entrar, por ejemplo, colocando dentro algunas golosinas.
  • Si el perro entra, felicitadlo con palabras de aprobación y caricias, siempre de forma tranquila y relajada.
  • Repetid este procedimiento varias veces, durante varios días.
  • Si vuestro perro parece tener dificultades para utilizar la zona segura, sería recomendable contar con la ayuda de un educador canino.

¿Cómo actuar un día de petardos o de tormenta?

Actuar con la mayor calma posible.

  • NO castigar ni reñir al perro, sea cual sea su comportamiento. Sólo conseguiréis que las cosas empeoren.
  • NO acariciar ni consolar al perro si acude a vosotros mostrando señales claras de miedo, como gemidos o temblores. Sin embargo, no lo ignoréis por completo, pues ello aumentaría todavía más su estrés. Permitid que se acerque a vosotros y se sienta protegido, pero no prestéis atención a sus manifestaciones de miedo.

Dirigir al perro a la zona de seguridad.

  • Si no lo ha hecho el perro espontáneamente, debéis acompañarlo a la zona de seguridad.
  • Atraer su atención con un trocito de comida y palabras agradables.
  • En ningún caso debéis forzar al perro a acudir a la zona de seguridad. Si no lo conseguís, nada queda por hacer al respecto ese día. Deberéis trabajar algunos días más el proceso de habituación a la zona de seguridad.

Acompañar al perro durante unos minutos.

  • Es conveniente estar cerca de vuestro perro cuando esté en la zona de seguridad. Debéis estar con él unos minutos, los necesarios hasta que veáis que se queda más tranquilo.
  • Nunca intentéis hacer salir al perro de la zona de seguridad, aunque lleve varias horas allí.

NOTA:

Si los fuegos artificiales pueden anticiparse o se espera una tormenta, intentad que el perro haga suficiente ejercicio físico ese día.

Encontraréis en Youtube un vídeo explicativo que resume el proceso de creación de una zona segura y los consejos a seguir en un día de tormenta o de fuegos artificiales.

Podréis acceder a él a través del siguiente enlace:

https://www.youtube.com/watch?v=1LEDwTvuT-w&spfreload=10


Medicación y otras medidas para reducir la ansiedad

Muchos perros precisan de medidas adicionales para reducir su miedo y ansiedad. Consultad SIEMPRE antes con vuestro veterinario.

  • NUNCA utilicéis fármacos que no hayan sido prescritos específicamente por vuestro veterinario. Cada perro es distinto y experimenta el miedo de una forma particular. La medicación que puede resultar útil para un perro puede no serlo para otro e incluso provocar efectos adversos.
  • NUNCA utilicéis preparados a base de hierbas, productos homeopáticos u otra clase de remedios sin consultar antes a vuestro veterinario.

¿Puede curarse una fobia a los petardos o a los truenos?

  • , a través de una técnica de adiestramiento que consigue habituar al perro de forma progresiva a los ruidos que lo asustan. Para ello, resulta muy recomendable contar con la ayuda de un educador canino.
  • En cualquier caso, la reeducación del perro debe realizarse fuera de la temporada de fuegos artificiales o de mayor riesgo de tormentas.
  • Consultad a vuestro veterinario

Jonathan Bowen y Jaume Fatjó, Ethometrix, 2017.